Desde hace mucho tiempo se cree que consumir alimentos que cayeron al suelo está bien, siempre y cuando estos sean recogidos e ingeridos en poco tiempo. Para ser precisos: en menos de 5 segundos.

Esta supuesta "regla de los 5 segundos" ha sido objeto de escrutinio por parte de investigadores de la Universidad de Rutgers, en Nueva Jersey, Estados Unidos, quienes encontraron que puede tomar tan solo un segundo para que los alimentos se contaminen, dependiendo de la superficie en la que aterricen.

Así, midieron el tiempo de contaminación de una sandía, pan con mantequilla, pan normal, y caramelos de goma. Todos fueron lanzados en acero inoxidable, baldosas de cerámica, madera y alfombra.

Las superficies se recubrieron con Enterobacter aerogenes, un microorganismo similar a la salmonela.

Los expertos concluyeron que la humedad de la comida y la topografía de la superficie tiene un papel significativo. De esto depende la rapidez con la que las bacterias se transfieren del suelo al alimento.

Shutterstock

Foto:

"Hay una alta contaminación cruzada de cualquier superficie con la sandía (alimento húmedo). Recoge bacterias en menos de un segundo", dijo el autor principal Donald Schaffner.

"Las superficies que son más planas (baldosas y el acero inoxidable) tuvieron además tasas mucho más altas de transferencia de bacterias que las alfombras o la madera", agregó.

Sin embargo, los científicos afirman que comer una galleta con un poco de tierra probablemente no causaría mucho daño a una persona con un sistema inmune sano, aunque siempre hay un riesgo de contagio con bacterias más peligrosas, por ejemplo, en los hospitales.

"Hemos avanzado en la ciencia de la contaminación cruzada y hecho que la gente esté consciente de que la ‘regla de los cinco segundos’ no es cierta", continuó Schaffner. "Esperamos que la gente tome mejores decisiones acerca de comer alimentos que han caído al suelo", finalizó.

En el futuro, los investigadores continuarán con la investigación de la microbiología de los alimentos predictivos, el lavado de manos y la contaminación cruzada microbiana.