El día de ayer, el expresidente Tabaré Vázquez fue elegido una vez más para ser el Primer Mandatario de Uruguay, con lo que se pone fin a la era de José Mujica. Durante los últimos años, algunas presidencias de América Latina y en el mundo han sido cuestionadas por el número de años que llevan en el poder.

¿Por qué los electores en el mundo siguen votando por los mismos rostros? Al respecto hablamos con los catedráticos Raúl Sohr, de Chile, y José Alfredo Llamas Carrasco, académico mexicano de la Facultad de Derecho de la Universidad Panamericana.

"La permanencia de los mismos líderes y los mismos partidos se explica, en gran medida, porque la política no es espontánea", asegura Sohr. "Las elecciones se dan a través de maquinarias electorales, que son los partidos políticos y que tienen un nivel de implantación, en general, bastante sólido a lo largo del país", explica. 

"La gente, de una manera u otra, prefiere al diablo conocido que al diablo por conocer", añade el catedrático chileno. "La gente quiere cambios, pero los quiere con cuidado. Esa garantía, hasta cierto punto, la dan las organizaciones políticas que tienen enormes recursos, los cuales son muy difíciles de obtener para un líder emergente", finalizó Sohr.

Por su parte, Llamas Carrasco afirmó: "La reelección presidencial fortalece a la democracia en el mundo. Lejos de lastimar la democracia, la ayuda. Si el pueblo quiere una continuidad en los logros de un gobierno, la democracia es el gobierno de la mayoría, ¿no? No han existido levantamientos sociales ni nada. A diferencia de Venezuela, en donde la dictadura que se apropio aparenta ser un régimen democrático que no lo es".