Este lunes, el presidente ruso, Vladimir Putin, dio la orden al ministerio de Defensa de iniciar la retirada de las tropas rusas de Siria, un repliegue acordado con el gobierno de ese país.

De acuerdo al Kremlin, la salida de las fuerzas rusas del país responde a un acuerdo alcanzado con el presidente sirio, Bashar al Assad. Ambos mandatarios sostuvieron una conversación telefónica, explica AFP.

En un comentario televisado, Putin dijo al ministro Serge Shoigu que "la tarea encomendada al ministerio de Defensa y a las fuerzas armadas ha sido cumplida por lo que ordené al ministerio de Defensa que a partir de mañana comience el retiro de la mayor parte de los contingentes militares de la República Árabe de Siria".

¿La razón? Putin argumentó que la tarea principal de las tropas rusas en Siria "se completó", aunque aclaró que Moscú mantendrá una base aérea para vigilar el cese al fuego.

Rusia comenzó en septiembre una campaña de bombardeos para apoyar al gobierno sirio, una operación que ayudó a apuntalar las fuerzas del régimen y a tomar una posición ofensiva.