Francia realizó un operativo sin precenetes. El motivo: los asesinatos del miércoles en la redacción de Charlie Hebdo, el fusilamiento de una policía en el sur de París al día siguiente y un nuevo ataque en el este, donde se reportaron dos muertos y una toma de rehenes en un mercado kosher.

Mientras que los asesinatos de Charlie Hebdo fueron atribuidos a dos hermanos, Cherif y Said Kouachi, el crimen de la oficial cometido en Montrouge -en el límite sur de la capital francesa- y la toma de rehenes en Porte de Vincennes fueron perpetrados presuntamente por Amedy Coulibaly, de 32 años.

En principio no se había establecido una relación entre el caso Hebdo con los hechos posteriores, pero luego se informó que Coulibaly y uno de los hermanos Kouachi se conocían: compartieron la militancia y formación yihadista y se identificaban con Al Qaeda.