Blondie Bennett es una mujer de California, Estados Unidos, que tiene como objetivo convertirse en una "Barbie" de carne y hueso.

A sus 39 años se sometió a múltiples cirugías y tratamientos estéticos para cambiar su aspecto físico.

Entre ellos inyección de botox, implantes de pómulos, liposucción y operaciones para aumentar el tamaño de su busto, todo para verse como una verdadera muñeca de plástico.

Bennet está obsesionada con sus senos, por esa razón confesó que quiere aumentar más su tamaño. Sin embargo, los médicos se niegan a operarla debido a que creen que al hacerlo podría explorar.

Además, que anteriormente le salieron dos tumores en el pecho y la piel alrededor de sus implantes se adelgazó demasiado.

Pero Bennett no piensa seguir las órdenes de los médicos y está decidida a encontrar algún cirujano que siga sus instrucciones, informó "Daily Mail".