"La Comisión sigue muy de cerca la situación del carguero 'Ezadeen' en la costa italiana", indicó este portavoz. El ejecutivo europeo "alaba los esfuerzos de las autoridades italianas, con el apoyo de la operación Triton (coordinada por el Frontex, la agencia para la vigilancia de las fronteras comunitarias)", para rescatar el barco.

Las autoridades militares italianas anunciaron que se habían hecho con el control del "Ezadeen", embarcación averiada y abandonada por la tripulación con 450 emigrantes a bordo frente a las costas de Calabria (sur). El miércoles, la marina italiana logró llevar a puerto el Blue Sky M, otro carguero que transportaba cerca de 800 emigrantes, abandonado en medio del mar Adriático.

Lo ocurrido con el Blue Sky M y el Ezadeen "muestra que los traficantes están encontrando nuevos medios para entrar en el territorio de la UE", reconoció el portavoz. "Para impedir este tipo de sucesos y proteger la vida de los emigrantes, la lucha contra el tráfico seguirá siendo una prioridad en 2015", añadió.

Italia se enfrenta desde hace varios años a un flujo creciente de personas que tratan de llegar a Europa por el Mediterráneo arriesgando su vida. Unas 170.000 personas han sido rescatadas por las autoridades italianas en los últimos 14 meses y se estima que cientos o incluso miles, han muerto en la travesía.

Para responder a ese fenómeno, el presidente de la Comisión europea, Jean-Claude Juncker, ha pedido un "refuerzo de las capacidades operacionales del Frontex".

"Esta tarea incumbe a todos los Estados miembros de la UE, tanto del norte como del sur y debe ser asumido con un espíritu de solidaridad", dijo durante la presentación de su programa en julio frente a la Eurocámara.