La justicia alemana confirma la pena de cuatro años de cárcel para el contable de Auschwitz Oskar Gröning, de 95 años, condenado por "complicidad" en el asesinato de 300.000 judíos, ha informado este lunes su abogado.

El Tribunal Constitucional Federal de Alemania, con sede en Karlsruhe (suroeste), "desestimó el 20 de septiembre" el recurso de casación presentado por el nonagenario tras su condena en julio de 2015 por el Tribunal de Luneburgo (norte), cuenta a la AFP el abogado del acusado, Hans Holtermann.

El Tribuanl también rechazó los recursos interpuestos por varios demandantes que no estaban de acuerdo con la primera sentencia.

La sentencia, muy esperada por los juristas alemanes, valida una concepción más amplia de la noción de responsabilidad respecto al Holocausto, al acusar a alguien de "complicidad" con el exterminio sin pruebas de su participación directa en los crímenes.

En 2011, un exguardia del campo de concentración Sobibor, John Demjanjuk, también presentó un recurso de casación similar por el mismo motivo, pero falleció mientras el Tribunal Constitucional Federal estudiaba su caso, imposibilitando la validación o no de este ensanche jurídico respecto a la concepción de responsabilidad en el exterminio.

"Esta decisión (...) dice por fin de forma clara que todos aquellos que participaron [en el proceso de exterminio] comparten la responsabilidad y la culpabilidad", dijo en un comunicado Christoph Heubner, del Comité Internacional de Auschwitz.

"Esto mandará un mensaje duradero para los próximos juicios relacionados con el genocidio", añadió.

Oskar Gröning se encuentra actualmente en libertad, ya que el recurso de casación es de efecto suspensivo y aún está pendiente de determinar por parte de la Fiscalía si su estado de salud es compatible con la reclusión, lo cual parece poco probable.

El 15 de julio de 2015, Gröning fue condenado a cuatro años de cárcel por, según él, haber aceptado "un trabajo estable de oficina" en el campo de exterminio nazi de Auschwitz, en Polonia.

Durante el juicio, reconoció haber cometido una "falta moral" y presentó sus disculpas.

Alemania ha juzgado en los últimos años a numerosos nazis en autos que ilustran la creciente, aunque tardía, severidad de la justicia teutona en relación a este oscuro episodio de la historia.

Más de 1,1 millón de personas, entre los que un millón de ellos eran judíos, murieron entre 1940 y 1945 en el campo de exterminio Auschwitz-Birkenau, liberado por las tropas soviéticas en enero de 1945.