Sandra Honoré, jefa de la misión de la ONU en Haití (Minustah), insta a la población del país más pobre de América a superar sus dificultades cotidianas para votar en las elecciones presidenciales y legislativas de este domingo.

Un año después de la anulación de las elecciones por fraudes masivos, los haitianos vuelven a las urnas, aún golpeados por el paso del huracán Matthew a principios de octubre.

PREGUNTA: El voto del domingo es una etapa más en este largo proceso electoral. ¿Piensa usted que las autoridades están listas para este nuevo escrutinio?

RESPUESTA: "Espero que este proceso electoral se lleve a cabo de forma correcta. El decreto que enmarca estas elecciones fue firmado el 2 de marzo de 2015, lo que muestra que este es un camino largo con muchos desafíos. El consejo electoral provisional está haciendo de todo para facilitar las elecciones, sobre todo luego de los destrozos del huracán Matthew (a principios de octubre). El gobierno haitiano está rehabilitando muchas escuelas, que servirán como centros de votación, así como rutas para que la población de los cuatro departamentos golpeados por el ciclón pueda desplazarse y votar".

P: Miles de electores perdieron todo con el huracán, no tienen para comer ni tampoco agua potable, y hoy les piden ir a votar. ¿Entiende la falta de motivación?

R: "Es muy importante que Haití dé la señal de que puede sobrepasar ciertos problemas y reencontrar el orden constitucional. Podemos compadecernos de que cuatro departamentos del gran sur quedaron muy destruidos tras el paso del ciclón Matthew, pero creo que el pueblo haitiano es muy consciente de lo que está en juego. Mostró su determinación de ir hacia adelante y ello conlleva otros sacrificios. Uno de los sacrificios es hacer todo lo posible para poner de lado las dificultades y ejercer el derecho al voto para elegir a las personas que quiere que lo representen y a quienes tendrán la dirección del país en sus manos. El país tiene numerosos desafíos y ya es tiempo de que un presidente electo entre en funciones y se concentre en esos desafíos".

P: Hace 30 años que Haití salió de la dictadura de los Duvalier. En cada elección, los candidatos hacen muchas promesas pero la vida diaria de los haitianos no cambia. ¿Entiende que haya un desinterés por la vida política y por el voto de este domingo?

R: "En cierta medida, el cansancio del electorado en varios países frente a sus representantes electos ha sido manifestado. La población haitiana no tiene el monopolio de ese sentimiento. Pero creo que, incluso frustrada frente a como es representada, es un buen momento para que la población haitiana demuestre claramente lo que quiere y que sepa exigir ser representada como se merece. Escuché a muchos diputados y senadores insistir en sus deberes frente a las circunscripciones y creo que este momento electoral podría servir para que los políticos, los electores y los candidatos tomen conciencia del gran deber que tienen para con los otros"