Durante años se ha culpado al cambio climático por muchas cosas, pero nunca por la disminución del sexo e hijos.

Sin embargo, un estudio publicado por la Oficina Nacional de Investigación Económica de Estados Unidos señala que los seres humanos tienen menos relaciones sexuales cuando hace demasiado calor.

Los economistas Alan Barreca, Olivier Deschenes, Melanie Guldi autores del estudio analizaron la relación entre las olas de calor y las tasas de natalidad en los Estados Unidos entre 1931 y 2010.

Estos descubrieron que durante los períodos en que las temperaturas superaban los 26.6 grados Celsius (80º Fahrenheit ) se presentaba un descenso en las tasas de natalidad en los 8 y 10 meses posteriores.

El descenso de los nacimientos no se recuperan cuando baja la temperatura ambiental según los autores.

La investigación concluye que el aumento de las temperaturas ocasionado por el cambio climático pueden reducir las tasas de crecimiento de población en el futuro.