Este domingo dio inició la cumbre del G7 en el palacio Schloss de Elmau, ubicado al sur de Alemania, la cual se centrará en la economía global y exterior, así como cuestiones clave relativas a la seguridad y la política de desarrollo.

La jornada comenzó con una entrevista bilateral entre la canciller Angela Merkel y el presidente estadounidense, Barack Obama. Para después ambos reunirse con los ciudadanos locales del cercano pueblo de Krün.

La cumbre también ofrecerá a la canciller la oportunidad de llevar a cabo más reuniones bilaterales con los jefes individuales de Estado y de Gobierno de los otros países invitados los cuales incluyen a Japón, Reino Unido, Francia, Italia y Canadá.

La primera sesión de trabajo de la cumbre tiene como objetivo analizar la economía mundial, el crecimiento y los valores. La segunda sesión de trabajo incluirá el comercio y sus normativas. Durante la cena de trabajo, los participantes de la cumbre discutirán asuntos de política exterior y de seguridad.

El Gobierno alemán asume que la situación de la eurozona y la crisis griega centrarán buena parte de los debates, aunque la agenda incluye también las negociaciones en marcha para suscribir acuerdos comerciales, principalmente el transatlántico.