Aunque en las cárceles por lo general existen estrictos controles de seguridad, todavía hay filtros que son burlados y peor aún, personas que siguen contrabandeando artículos prohibidos de la manera más burda.

Esto pasó con Josephine McAllister, mujer de 34 años que trató de contrabandear un arma introduciéndola en su vagina. Ella trató de tirarla en el baño de la cárcel de Albuquerque. Cuando fue entrevistada, los policías dedujeron que la mujer había escondido el arma en sus partes privadas, que no pueden ser revisadas por los mismos, informó el portal Uproxx.

La historia se ha expandido a través de las redes, en las que se deja a McAllister como un nombre más que ingresa a la lista de "los criminales más tontos del mundo".

En la galería verán a los criminales más guapos del mundo. Para leer la información, hagan click en "ampliar galería" y luego en "mostrar texto".