El secretario de Estado norteamericano, John Kerry, prometió este martes que bajo la presidencia del republicano Donald Trump tendría lugar un "intenso debate" sobre las nuevas orientaciones de la política exterior.

Frente a una asociación de mujeres diplomáticas, Kerry dijo que podría ayudar a una transición suave en el departamento de Estado, pero que continuará pugnando por la protección del medio ambiente, la ayuda internacional y las fuertes alianzas de su país.

"Les puedo asegurar que vamos a tener un intenso debate en los próximos años y les puedo prometer esto: no me voy a ir tranquilamente a descansar", dijo Kerry entre aplausos.

El demócrata, de 72 años, no mencionó a Trump por su nombre, pero en su discurso defendió firmemente las políticas que el presidente electo y los conservadores nacionalistas que lo apoyan han amenazado con cambiar.

Kerry insistió en que el acuerdo con Irán ha hecho al mundo más seguro y que el tratado sobre el clima de París ayudará a prevenir "una horrible amenaza a nuestra seguridad y a la futura prosperidad del planeta".

Durante su campaña, Trump amenazó con romper estos dos acuerdos, puso en duda las futuras alianzas militares de Estados Unidos y acusó a sus socios de Europa y Asia de no asumir sus responsabilidades.

Kerry urgió a los líderes a escuchar las advertencias de los científicos y a invertir en tecnología verde en lugar de volver a recurrir al carbón, como ha defendido Trump.

"Después de la agitación de los últimos meses es esencial que restauremos de manera civilizada, honesta y con razonable sentido común el debate político que hemos tenido en este país".

Hasta ahora Trump no ha decidido quién reemplazará a Kerry como jefe de la diplomacia a partir del próximo 20 de enero.