Comenzó este lunes con la selección de los miembros del jurado el proceso contra el único sospechoso del atentado en Boston, 20 meses después del ataque con dos bombas que convirtió el maratón anual de la ciudad en un escenario trágico.

Vestido con una camisa, un pullover oscuro y pantalón claro, Djokhar Tsarnaev, un musulmán de origen checheno de 21 años, apareció en el tribunal federal de Boston (Massachusetts, noreste de EE. UU.) ante el primer grupo de 200 a 250 potenciales jurados. El juez George O'Toole les explicó, entre otras cosas, que si eran seleccionados, deberán decidir si Tsarnaev debe ser condenado a cadena perpetua o a la pena capital por el más grave atentado en territorio estadounidense después de los del 11 de septiembre de 2001.

O'Toole también dijo al primer grupo de convocados que "lo que necesitan es estar comprometidos con la justicia" y formar "un jurado auténtico, honesto e imparcial". Y les ordenó no hablar con nadie del caso, no leer los diarios ni ingresar a las redes sociales.

El ataque dejó tres muertos, entre ellos un niño, y 264 heridos cuando el 15 de abril de 2013 dos bombas artesanales explotaron con 12 segundos de diferencia en medio de una muchedumbre cerca de la línea de llegada del maratón, reavivando el temor al terrorismo en Estados Unidos. 

Rodeado de sus cinco abogados, el acusado, de aire adolescente, escuchó con atención, a veces agitado, mirando al suelo.

El proceso, que durará al menos tres meses, traerá recuerdos dolorosos. Algunas víctimas, como Liz Norden, cuyos dos hijos perdieron una pierna, prometieron estar presentes para intentar comprender lo ocurrido. Otra, como Heather Abbott, de 40 años, quien también resultó amputada, dudaron hasta el final.

Algunas se niegan incluso a ver a Tsarnaev, un estudiante aparentemente bien integrado en el momento de los hechos. Tsarnaev llegó a la región de Boston a los ocho años con su familia. Obtuvo la ciudadanía estadounidense en 2012.

Será el único sentado en el banquillo de los acusados. Su hermano mayor, Tamerlan, de 26 años, a quien la defensa intentará presentar como el cerebro de los atentados, aparentemente preparados únicamente por los dos hermanos, fue abatido cuatro días después durante un enfrentamiento con la Policía.

Tras una persecución emprendida por miles de policías, Djokhar Tsarnaev fue detenido pocas horas después de la muerte de su hermano cuando se ocultaba en un barco en los suburbios de Boston. Estaba gravemente herido.