Raif Badawi, un bloguero liberal, fue detenido por el gobierno de Arabia Saudita y sentenciado a mil latigazos, de los cuales recibirá 50 cada viernes durante 20 semanas. Es acusado de haber insultado al Islam en las redes sociales.

Badawi, padre de tres hijos, fue condenado en mayo a cinco años de prisión y a mil azotes públicos con una caña de bambú del ancho de un dedo meñique promedio. ¿Su delito? Admitir en Facebook que es ateo, defensor de los derechos de las mujeres y haber escrito: "La combinación de una espada y el Corán es más peligroso que una arma nuclear".

Además, el tribunal que lo juzgó le impuso una multa de 266 dólares y le prohibió salir del país durante 10 años después de su liberación.

Al respecto, se han pronunciado en contra organizaciones de derechos humanos como Amnistía Internacional y Hillel Neuer, titular del Observatorio de Derechos Humanos de Naciones Unidas.