Pese a que Godzilla en la pantalla grande causa mucha destrucción, las autoridades japonesas lo han considerado como un héroe y le han otorgado la ciudadanía japonesa.

El personaje ha recibido un estatus de residente especial de Tokio con la intención de promover el entretenimiento y velar por el barrio Kabuki-cho, además de atraer turistas de todo el mundo, con la presencia de su cabeza, construida en el edifico Shinjuku Toho.

La mencionada cabeza es un proyecto reciente en la ciudad, que sobresale desde la terraza de la azotea del edificio.

Como la ciudadanía otorgada es oficial, habrá documentos que la avalen. Pero no solo los de Godzilla sino otras tres mil copias que serán repartidas a sus fans.

Durante una ceremonia, el alcalde de Shinjuku, Kenichi Yoshizumi llamó a Godzilla “un personaje que es el orgullo de Japón”.

El año pasado se estrenó la película más exitosa de la saga Godzilla y recaudó en todo el mundo unos 528 millones de dólares. Una secuela está prevista para su lanzamiento en el 2018, informó le periódico británico “The Guardian”.