Acusada de conflicto de intereses, Ivanka Trump, hija del presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, decidió separar sus negocios de sus opiniones políticas, empezando por sus cuentas en las redes sociales.

En una carta que posteó el martes en Instagram y Twitter, Ivanka Trump explica a sus seguidores que usará dos cuentas separadas: @IvankaTrumpHQ para todo lo que tiene que ver con sus marcas de ropa y de joyas.

"La misión de nuestra compañía no es política, nunca lo fue y nunca lo será", indicó en la nota.

Su otra cuenta @IvankaTrump, seguida por unos 2,4 millones de personas, será su cuenta "personal".

En la nota, Ivanka Trump subraya que esta división permitirá a sus empresas quedar al margen de la política, mientras que en su cuenta "personal" la hija del presidente electo expresará sus opiniones.

"Como ciudadana, plenamente consciente de su mayor visibilidad, (Ivanka) multiplicará sus esfuerzos por tomar una posición frente a los problemas importantes para las mujeres y las familias estadounidenses", señaló la nota.

Ivanka Trump gestionará junto a sus hermanos las propiedades y negocios de su padre, mientras éste ejerza la presidencia de Estados Unidos.

Muy presente en la campaña presidencial, Ivanka se volvió una figura más pública aun cuando apareció sentada junto al primer ministro de Japón, Shinzo Abe, durante la reunión de éste con el presidente electo el jueves pasado, lo que levantó una serie de señalamientos de los republicanos acusándola de conflicto de intereses.

Asimismo, tuvo un diálogo telefónico con el presidente de Argentina, Mauricio Macri. La canciller argentina, Susana Malcorra, dijo después que ambos tuvieron una "conversación trivial".

Algunos medios ha señalado a Ivanka como la "primera dama", en tanto que la esposa de Trump, Melania, es más discreta.