Su nombre quedó tatuado en la memoria del pueblo de Guatemala. Iván Velásquez Gómez, el fiscal colombiano que acusó al presidente Otto Pérez Molina de los delitos que lo llevaron a renunciar al puesto más importante en la política del país. 

El colombiano de 60 años, estudió derecho en la Universidad de Antioquía, estado del que fue Procurador Departamental entre 1991 y 1994, en donde realizó investigaciones relacionadas con torturas cometidas por organismos como la Unidad Antisecuestro, ejecuciones extrajudiciales y abusos contra la población civil, todos cometidos por la fuerza pública en sus acciones antiguerrilla. 

Al frente de la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala, Velásquez acusó a Pérez Molina de estar involucrado en el caso “La Línea”, en el que el expresidente podría ser autor de delitos como asociación ilícita, cohecho pasivo y defraudación aduanera. 

Por esta investigación, Iván Velásquez ganó un protagonismo especial entre los guatemaltecos, quienes han expresado su apoyo al comisionado de la CICIG a través de redes sociales, sobre todo en su cuenta de Twitter @Ivan_Velásquez_. 

“La lucha por la restauración de la República es un largo proceso q apenas empieza y requiere de la participación de toda la ciudadanía”, escribió unas horas después de que el Congreso aprobara retirar la inmunidad al presidente.