El piloto de Jordania Moaz al-Kasasbeh, quemado vivo por Estado Islámico, fue "severamente sedado" antes de ser ejecutado el pasado 3 de febrero.

Militantes de ISIS confirmaron que al-Kasasbeh "estaba drogado para que no pudiera gritar". Además, el piloto no estaba consciente de lo que le iba a suceder, según información del sitio árabe Burnews.com.

El reporte cita a algunos "observadores", los cuales mantienen el anonimato, quienes aseguran que Kasasbeh fue ejecutado un mes antes de la publicación del video. A pesar de eso, ISIS lo ofrecía en un intercambio de rehenes, el cual incluida a Sajida al-Rishawi, una terrorista cuyo ataque en Jordania fue frustrado en 2005.