El Estado Islámico ordenó la mutilación genital todas las niñas y mujeres de entre 11 y 46 años, que habitan en Mosul, ciudad en Irak.

Abu Bakr al Bagdadi, el autoproclamado califa del ISIS, cree que con la amputación de los miembros las mujeres serán alejadas del libertinajes y la inmoralidad.

El Fondo de Población de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) ha denunciado que esta práctica afectaría a más de tres millones de mujeres y menores de edad.

Jacqueline Badcock, coordinadora humanitaria de la ONU en Irak, aseguró que esta medida es nueva en dicho país, por lo que la situación causa una mayor preocupación.

Por su parte, Ahmed Obaydi, portavoz de la policía de Mosul, ha asegurado que estas amputaciones tienen el objetivo de promover actitudes islámicas. Al Bagdadi presentó esta situación como un regalo a la gente que habita Mosul.

Este tipo de prácticas son comunes en África. Sin embargo, no estaba relacionada con el mundo musulmán, informó el periódico español “El País”.