Militantes yihadistas del Estado Islámico (ISIS) decapitaron a dos mujeres en Siria acusadas de realizar actos de brujería.

Las mujeres fueron ejecutadas junto a sus esposos, en la provincia Deir ez Zor, ciudad ubicada en el noreste de Siria.

Según el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, es la primera vez que el grupo terrorista asesina a dos mujeres civiles de esa manera.

En Siria el año pasado, el grupo yihadista asesinó a más de tres mil personas, entre ellos mil 800 civiles y 74 menores de edad.

La brutalidad y el uso de las ejecuciones cada vez se vuelven más representativas del Estado Islámico, quien está utilizándolas como armas para inspirar miedo, informó el periódico estadounidense "Daily News".