Integrantes del grupo yihadista Estado Islámico, ejecutaron a uno de sus compañeros por haber donado sangre que estaba infectada con el Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH) y que había desarrollado el Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (SIDA).

Un militante de Indonesia realizó una donación de sangre, estando consciente de su enfermedad. Esa sangre la recibió un yihadista egipcio de 30 años, quien contrajo el Sida y contagió a su esclava sexual yizadí de 15 años. Compartir sexualmente a las mujeres es una práctica común entre los integrantes de Estado Islámico, por lo que la enfermedad continuó su expansión.

Aunque los hechos sucedieron en septiembre de 2014, la información fue dada a conocer este día por la organización el grupo sirio de defensores de derechos humanos Sound And Picture, quienes difundieron que desde que este caso surgió, el grupo yihadista ha realizado exhaustivas pruebas médicas a sus compañeros.

El yihadista indonesio fue condenado a muerte por "atentar en contra de ISIS", al ofrecerse como donador voluntario de sangre, informó Sound And Picture.