El Departamento de Justicia estadounidense inició una investigación contra las aerolíneas americanas, debido a que al parecer se ponen de acuerdo para limitar el cupo de las aeronaves y así mantener sus boletos en un precio alto.

Las investigaciones están tratando de descubrir si de alguna manera las compañías se pusieron de acuerdo para compartir información entre ellas sobre sus vuelos.

El departamento envió una carta a las principales líneas aéreas, en las que solicita documentación de hace dos años para investigar cómo han controlado la capacidad de los aviones.

Emily Pierce, vocera del Departamento de Justicia, confirmó que se está investigando una “coordinación ilegal” entre algunas compañías.

No es clara la manera en que lo han hecho pero se sospecha de los ejecutivos de las aerolíneas y analistas de la industria.

Algunas de las aerolíneas que se están investigando son: American, United Continental Holding, Delta Air Lines y Southwest Airlines, informó el periódico estadounidense “The New York Times”.