Una nueva línea de gas se había instalado en el edificio del East Village, donde ocurrió una explosión el pasado jueves, 26 de marzo, que dejó un saldo de 25 personas lesionadas y dos desaparecidos.

La nueva instalación de gas abastecía a los departamentos del edificio con número 121 de la segunda Avenida, a pesar de que solo estaba destinada a suministrar al restaurante de Sushi Park, que se localizaba en la planta baja, dijó Craig Ivey presidente de Co Edison, compañía provedora de gas natural electricidad.

Ivey dijó que la instalación había sido “apagada y bloqueada” el pasado mes de septiembre ya que no cubría todos los requisitos para ser aprobada.

Fuentes cercanas afirmaron a The Post que por descuido los trabajadores rompieron una tubería de gas, por lo tanto, no era un asunto relacionado con la seguridad.