Meagan Peman, una modelo canadiense, caminaba en una playa de Tailandia y encontró a un perro paralítico que luchaba por caminar. Prácticamente, sus piernas estaban dormidas y por la fricción, ya tenía heridas en la piel.

Conmovida, decidió contactar a los servicios de rescate de la zona, pero estos no podían quedarse con el perro. Ella tampoco podía cuidarlo, por lo que creó una página en Facebook llamada Help Save Leo (así bautizó al animal), en la que pidió donaciones para llevárselo de Tailandia a Canadá.

Mientras tanto, Peanman consiguió a un veterinario, que diagnosticó que la espalda de Leo estaba rota y no tenía sensibilidad en las piernas. Al final consiguió más de 7 mil dólares, con los que pudo llevarse a Leo y conseguirle una silla de ruedas especial para perros.
 
Tres meses después de hallarlo, Leo estaba en Canadá. Ahora debían buscarle una madre de acogida. Por suerte, una mujer llamada Jamie lo adoptó. El perro vive en Ontario y ahora se le ve bastante bien, como se puede ver en la página que se creó para ayudarlo.

En la galería de fotos: grandes gestos de bondad. Para leer la información desde un smartphone o tablet, seleccionen “ampliar galería” y después “mostrar texto”.