Durante 40 años, Neil Olson ha conservado el árbol de Navidad que puso en 1974. ¿La razón? En aquél año dos de sus hijos se fueron a la Guerra y prometió no quitarlo hasta que todos estuvieran reunidos.

El hijo mayor de Olson fue herido en la Guerra de Vietnam y su discapacidad le ha impedido viajar desde Washingon a la ciudad de Wausau, en el estado de Wisconsin. Cinco de sus seis hijos viven con él.

De acuerdo a Rich Olson, el menor de sus hijos, el árbol se ha convertido en parte de los muebles de su hogar: "Es parte de la familia".