Mikhail Ivan Gllatinov y Marc Goodwin fueron condenados por delitos de carácter homofóbico, pero contrajeron matrimonio en una prisión en el Reino Unido.

Gllatinov, de 40 años, fue encarcelado por asesinar a sangre fría a un hombre gay de 28 años. Su nueva pareja, Goodwin, de 31, era líder de una banda que recorría las calles en busca de homosexuales para atacarlos y fue condenado a cadena perpetua por asesinar a un hombre a golpes.

Los medios británicos señalaron que los hombres obtuvieron el permiso para contraer matrimonio, que celebraron en la prisión HMP Full Sutton en Yorkshire.