Annegret Raunigk, de 65 años, ha creado polémica en Alemania al quedar embarazada de cuatrillizos.

La alemana, que tiene 13 hijos y es siete veces abuela, podría convertirse en la madre de cuatrillos más vieja del mundo, si la gestación llega a un buen término. 

A pesar de tener una familia numerosa, la mujer ha recurrido a varias inseminaciones artificiales, más durante el último año con el objetivo de darle un hermanito (a) a su hija pequeña, de nueve años.

Sin embargo, la última superó sus expectativas, ya que los cuatro óvulos implantados quedaron fecundados.

"Ha sido un shock. Hablé con mi ginecólogo, reflexioné y tomé la decisión, aunque en el fondo ya la sabía", confesó Annegret.

"No tengo miedo. Parto del principio de que tengo buena salud y estoy en forma", aseguró.

En 2005 atrajo la atención mediática al dar a luz a una niña a la edad de 55 años.

Su embarazo actual está siendo supervisado por varios médicos y por el momento avanza sin complicaciones, según la prensa alemana.