Todas la jóvenes de Indonesia que pretendan formar parte de las Fuerzas Armadas o de la Policía Nacional de su país deben someterse a una prueba de virginidad.

Las pruebas de virginidad son obligatorias para las reclutas y aspirantes que en su mayoría suelen ser chicas graduadas de secundaria de entre 18 y 20 años de edad.

Activistas a favor de los derechos humanos, junto con la asociación Human Rights Watch (HRW)  quieren que el gobierno de Indonesia elimine este tipo de pruebas, que consideran de carácter poco científico.

HRW han declarado que este tipo de exámenes no tienen nada que ver con las tareas que deben llevar acabo las mujeres que quieren ingresar al régimen.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) también ha rechazado este procedimiento.

Por su parte, el jefe de información de las Fuerzas Armadas el general Fuad Basya, considera que si no se restringe de esta manera, entonces alguien con un mal hábito puede convertirse en militar y afectar la seguridad nacional.

Este tipo de pruebas ya realizaban desde hace un buen tiempo atrás, la Fuerza Aérea, el Ejército y la Marina, hacían estas pruebas a las novias de los militares antes de que estos contrajeran matrimonio, informó el canal inglés "BBC".