Trabajadores de planta de té Sonali, en West Bengal, India, asesinaron a su jefe durante las negociaciones de la huegla que habían iniciado en protesta por los salarios.

Rajesh Jhunjhunwala falleció tras ser apuñalado y golpeado brutalmente por la multitud cuando trataba de calmar a los trabajadores, quienes reportan no haber recibido sus sueldos durante los últimos seis meses. 

Seis trabajadores fueron detenidos por este incidente. La policía informó que se vive tensión en la zona. "Por lo que sabemos, Jhunjhunwala llegó en la tarde y comenzó a negociar con los manifestantes. Hubo acalorados intercambios de palabras, después lo detuvieron y lo arrastraron hasta un lugar en frente de la oficina, en donde fue asesinado", comentó un oficial al diario Times of India.