Un niño de Shanghai llamado Liang Liao, de 11 años, se quejaba de constantes dolores de cabeza y tenía convulsiones. Cuando le tomaron una radiografía, se descubrió que tenía un parásito de ocho centímetros viviendo en su cerebro.

El niño tuvo que ser operado de urgencia. Su padre sostiene que fue la comida de la calle la que le causó la infección que produjo el gusano. Este es un parásito llamado esparganosis, que se crea cuando los humanos consumen carne infectada de ranas, serpientes y pequeños mamíferos que no han sido adecuadamente cocinados. También pueden infectarse por comer carne cruda de cerdo.

El parásito entra por el tracto digestivo y llega al cerebro. Incluso llega al ojo. Puede matar si no se detecta a tiempo, informó el tabloide Daily Mirror.

En la galería: Insectos que viven dentro del cuerpo humano. Para leer la información desde un smartphone o tablet, seleccionen “ampliar galería” y después “mostrar texto”.