Aún en pleno siglo XXI, para gran parte de las mujeres indias es muy importante el matrimonio, a tal punto de que algunas de ellas harían lo que fuera por casarse. Y esto pasó con Indira, la novia del pobre Jugal Kishore, quien tuvo un ataque de epilepsia en plena ceremonia de bodas. Y ella, furiosa por no haber sido advertida de la condición de salud de su futuro esposo y desesperada por tener un esposo, se casó con un invitado al matrimonio, el cuñado de su hermana.

Esto sucedió en Moradabad, en Rampur. El nuevo novio, ni corto ni perezoso, afirmó que sí aceptaría a Indira como su esposa, y los dos celebraron la ceremonia mientras el fallido pretendiente estaba en el hospital. Cuando despertó, se encontró que su futura esposa ya estaba casada con otro hombre, informó el periódico "The Times of India".

Kishore le rogó a su novia que volviese con él, diciéndole que no podría enfrentar a sus padres y comunidad sin ella. Sus parientes, de igual modo, trataron de intervenir ante lo que hizo Indira, incluso con violencia (en plena ceremonia). Pero la mujer se mantuvo y decidió seguir casada con el invitado a la boda.

Todo terminó con la intervención de la policía y se arregló cuando los miembros mayores de las familias intervinieron y solucionaron el entuerto. En la India son comunes los matrimonios arreglados entre familias, que son generalmente de la misma casta y posición económica.

En la galería: ¿por qué los matrimonios siguen siendo arreglados en la India? Recuerden que para leer la información desde un smartphone o tablet, deben seleccionar “ampliar galería” y después “mostrar texto”.