La precandidata a la presidencia de Estados Unidos en 2016, Hillary Clinton, se ha unido a Instagram.

Su primer publicación no fue un “selfie”, sino un perchero lleno de trajes sastre en tonos rojo, blanco y azul.

A esta imagen la acompañó con un pie de foto que para algunos resultó muy gracioso: “Decisiones difíciles”. Esta frase también hace alusión al nombre de su más reciente libro.

Es bien sabido que un gran número de bromas se han hecho respecto a la fascinación de Clinton por los trajes sastre. Esta es su principal característica y por eso, el año pasado fue catalogada como una de las peores vestidas, informó el  periódico británico "The Mirror"

Pero en Instagram eso no pasó: en menos de una hora, la exprimera dama ganó casi 10 mil seguidores y más de mil “gusta”.

Al parecer esta es una estrategia más de Clinton para atraer a un mayor número de votantes a su campaña.