Tres hijos de una de las víctimas de los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001 en Estados Unidos vivieron en la pobreza por más de 10 años hasta que les fue entregada una compensación de un millón de dólares.

Se trata de Ty-Shawn Ward, Trent Ward y Dujon Holland, hijos de John Holland, quien falleció en una cocina de los emblemáticos edificios.

Según el medio estadounidense New York Post, los hijos no sabían que tenían derecho al Fondo de Compensación de Víctimas del 11 de septiembre.

El abogado Salvatore Diliberto gestionó la entrega del dinero desde 2013 y les fue entregado este año.

Ty-Shawn recibió 346 mil 598 dólares, Tren recibió 296 mil 074 dólares y Dujon recibió 359 mil 775 dólares.