El hijo de un vicario, en Lincolnshire, Inglaterra, fue arrestado al descubrirse en su residencia 800 imágenes de pornografía infantil. Tambíen tenía 700 más descargadas en su laptop. Pero eso no fue lo peor.

También se encontraron chats donde claramente incitaba a una joven de 15 años a tener sexo con su propio perro. La persuadió para hacerlo. Ahora admite ser culpable de haber incitado a un menor de edad a tener actividad sexual y también enfrenta dos cargos por posesión de imágenes indecentes.

Estuvo contactando a la menor desde 2012 hasta 2014. La policía todavía no ha podido hallar a la joven. Por todo esto, fue condenado a 12 meses de prisión, informó el portal británico Express.

En la galería: los peores casos de crueldad animal jamás vistos. Para leer la información desde un smartphone o tablet, hagan click en "ampliar galería" y luego en "mostrar texto".