Los padres de copiloto Andreas Lubitz descubrieron la verdad de la misión suicida de su hijo, solamente momentos antes de que los fiscales franceses comunicaran a todo el mundo las razones del accidente.

Los fiscales afirmaron que el copiloto estrelló intencionalmente la aeronave con una velocidad de 400 millas por hora.

Los padres viajaron a Francia igual que los otros familiares de las víctimas, pero fueron separados cuando fue descubierta la participación de su hijo en el desastre.

Andreas Lubitz siempre soñó con convertirse en un piloto, se título en el 2013 de la escuela de aviación de Lufhtansa y sus amigos afirmaron que el era muy feliz trabajando para Germanwings, reportó Mail Online.