A poco más de tres semanas del trágico accidente del vuelo 9525 de Germanwings, en el que fallecieron 150 personas, surgen nuevas hipótesis sobre las causas de la tragedia.

En esta ocasión, el periódico alemán "Express" asegura que el copiloto, Andreas Lubitz, puso un laxante en el café del piloto, Patrick Sondheimer, para asegurarse de que saliera al baño y así quedarse solo en la cabina e impactar el avión.

Esta información surge a raíz de que se diera a conocer que Lubitz realizó búsquedas en Internet sobre laxantes, días antes del atentado.

De acuerdo con la Fiscalía de Francia, Andreas Lubitz actuó deliberadamente en el accidente. Él aprovechó la salida del piloto Sondheimer para encerrarse en la cabina y hacer descender el avión para estrellarlo. Cuando el piloto intentó abrir la puerta e ingresar a la cabina, Lubitz no lo permitió.