El copiloto Andreas Lubitz aceleró el avión de Germanwings para estrellarlo sobre los Alpes Franceses.

Según el diario español El País, el hombre utilizó el piloto automático y aceleró la aeronave para estrellarla.

De igual forma, se indicó que un informe de la caja negra del avión, preparado por la Oficina de Investigación y Análisis francesa (BEA) reveló que “en varias ocasiones durante el descenso, (…) modificó los ajustes del piloto automático para aumentar la velocidad del avión en descenso”.

Junto con Lubitz murieron 149 pasajeros de distintas nacionalidades.

En la galería de arriba encontrarán impactantes imágenes de la tragedia, además de fotos de los gestos de solidaridad tras el desafortunado viaje.