Después de 35 años de investigación el geólogo Aryeh Simron de 78 años de edad, afirma haber encontrado nuevos detalles sobre la tumba de Jesús y varios miembros de su familia.

La historia tiene dos partes clave. La primera es el llamado "Osario de Jaime", una caja dedicada para guardar huesos que incluye la inscripción "Jaime, hijo de José, hermano de Jesús". Esta fue adquirida por el coleccionista Oded Golan en 1976 .

La otra parte de la historia trata de  una tumba encontrada en 1980 en la zona este de Jerusalén y que se hizo conocida en 2007 por un documental bautizado "La Última Tumba de Jesús". En el lugar conocido como la "Tumba de Talpiot", se encontraron 10 osario, con inscripciones que fueron interpretadas como "Jesús hijo de José", "María" y otros nombres.

Shimron decidió estudiar ambos objetos y asegura que existe una conexión entre ambos."Creo que tengo evidencia realmente poderosa, virtualmente inequívoca, que el osario de Jaime pasó la mayor parte de su vida, o muerte, en la tumba de Talpiot", afirmó, citado por el periódico estadounidense New York Times.

El geólogo y su equipo realizaron más de 150 pruebas químicas para determinar la antigüedad del sepulcro, donde además de Jesús estaría enterrado "Judah, hijo de Jesús"  y su esposa, identificada sólo como "María" en las inscripciones a los costados de la tumba.

Los resultados podrían reavivar el debate en torno a los posibles restos de Jesús. Por lo menos, estas conclusiones  todavía están lejos de ser aceptadas en los círculos científicos.