Heidi Crearmer, una mujer de Bradenton, Florida, se metió en una  pelea con su hermana gemela por causa de un vibrador y su propio novio. La pelea fue feroz, ya que la rasguñó, tiró de su cabello y le dio puñetazos.

Creamer, de inmediato agarró sus pertenencias y dijo que quería irse. Cuando salió a la puerta, su hermana cerró la casa con llave. La policía llegó, la puso en una patrulla y allí esta se enteró del absurdo motivo de la pelea. Por esta razón, fue acusada de agresión doméstica y fue puesta en libertad bajo fianza, informó el portal Gawker.

En la galería: 12 adorables cosas que no parecen juguetes sexuales. Para leer la información, hagan click en "ampliar galería" y luego en "mostrar texto".