Paulette Olivier y Simone Thiot, dos hermanas gemelas francesas que residen actualmente en una casa de salud en el centro de su país, cumplieron recientemente 104 años de edad.

Hijas de Joseph Lamolie, de profesión carpintero, y su esposa Marie, costurera, Paulette y Simone han sido nombradas por quienes las conocen (aunque sin una confirmación oficial) como "las gemelas más ancianas de Francia".

"Nacimos prematuras. Éramos esperadas para marzo, pero nacimos en enero. Nos daban pocas chances de sobrevida. Yo no alcanzaba a 1 kg de peso y tú (a su hermana), apenas 3 libras (1,36 kg). Estuvimos cuatro meses en la guata (ropa abrigada con fibras de algodón)", dijo Simone.

Paulette, viuda desde los 36 años de edad, fue peluquera durante 15 años en Tizi Uzu, Argelia, y luego en París. Simone, costurera al igual que su madre, perdió a su marido a los 64 años. Ninguna de las dos tuvo hijos.

Les gemelas, cuyo único hermano murió a los 99 años, están seguras de que su simbiosis desde siempre es la principal causa de su longevidad fuera de lo común. "Seguimos vivas porque siempre fuimos muy unidas. Mantenemos nuestra independencia puesto que cada una tiene su dormitorio, pero solo tenemos que cruzar el pasillo para poder conversar entre nosotras", comentan.