Una funcionaria de alto nivel de la Organización de las Naciones Unidas, esto luego de que se informara del abuso sexual de menores que se cometió por parte de soldados de paz franceses en la República Centroafricana el año pasado.

La Alta Comisionada Adjunta de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Flavia Pansieri, dejará el cargo “por razones de salud”, según información del portavoz de la oficina de derechos humanos, André-Michel Essoungou.

El escándalo sobre abuso sexual se descubrió por investigadores de los derechos humanos. Niños entre nueve y 15 años eran violados por soldados asignados para proteger a los civiles del país africano.

La investigación se realizó en Bangui, capital del país en mayo de 2014. En julio del mismo año el informe fue enviado a el director de operaciones Anders Kompass, quien a su vez informó a Pansieri, a principio de agosto.

Pansieri trabajó para el programa de desarrollo de la ONU, durante muchos años, de cual se retiró y hasta hace dos años aceptó el puesto de Comisionado Adjunto, informó el periódico estadounidense “The New York Times”.