Las empresas tabacaleras y los gobiernos de los Estados libran una batalla territorial. Cada centímetro en una cajetilla de cigarros es una victoria que ambos desean tener. Pero ¿de verdad funcionan las imágenes que de una forma agresiva muestran las consecuencias de fumar?

De acuerdo al Informe Nacional del ITC Uruguay, realizado por el Centro de Investigación para la Epidemia del Tabaquismo; la Universidad de la República y la Universidad de Waterloo en Ontario, Canadá, en 2009 se incrementó en un 25% el número de personas que pensaron en dejar de fumar debido a esas imágenes.

"En 2009, las imágenes solamente cubrían el 50% de la parte frontal y posterior de cada cajetilla y las advertencias eran simbólicas", se lee en el informe. Posteriormente, en 2012, las imágenes cubrieron el 80% de las cajetillas e incorporaron imágenes y mensajes más agresivos, los cuales provocaron que el 30% de las personas pensaran en dejar de fumar, destaca el informe.

Existen otros países que están teniendo éxito con estas iniciativas, reporta BBC. Entre ellos podemos contar a Australia, en donde gracias a estas medidas, aumentó el número de llamadas a las líneas telefónicas que ofrecen ayuda para dejar de fumar.