Tres jóvenes Yazidi (creyentes de un ser supremo que se conoce como Yasdan) que lograron escapar de los ataques sexuales a los que eran sometidas por miembros del Estado Islámico compartieron sus terribles experiencias.

Bushra, de 20 años, aseguró que las violaciones se llevaban acabo hasta cinco veces al día.

Munira, de 16 años de edad, contó cómo los militantes las llevaron a un salón de la escuela del pueblo para ser elegidas, después de haber atacado su pueblo. “Yo tenía 15 años cuando fui escogida por un comandante”, sostuvo. Ella aseguró que los comandantes de ISIS tienen entre 50 y 70 años y comúnmente escogen a las más jóvenes.

Cuando las eligen muchas veces son vírgenes. Sin embargo, cuando se aburren de ellas simplemente las venden y escogen a otra.

Todo el tiempo que estuvieron secuestradas fueron golpeadas con brutalidad y violadas diariamente. A pesar de lo mal que se sentían no perdieron la esperanza de escapar.

Las jóvenes que se encuentran en cautiverio y son atrapadas tratando de escapar son gravemente castigadas. Así le pasó a Noor, de 21 años, quien una ocasión anterior cuando su “propietario” la encontró escapando la violó junto a sus guardias.

Las tres pudieron huir y vivieron en campamentos para desplazados en Irak. Ahí la Fundación Amar las invitó a Reino Unido con la intención de que relataran su historia y ayudaran a convencer a las jóvenes británicas de no querer unirse al Estado Islámico, informó el canal británico “BBC”.