Fueron dos los caimanes que causaron la muerte del niño, Lane Graves, el mes pasado en el lago artificial "Seven Seas Lagoon", del complejo de Walt Disney World Resort en Bay Lake, Florida, informó recientemente Matt Graves, padre del menor. 

Según nueva información revelada del ataque del pasado 14 de junio, en Orlando, Florida, Matt Graves también fue atacado por un caimán mientras intentaba rescatar a su hijo de dos años, quien fue arrastrado hacia el agua cuando estaba jugando en la orilla del lago artificial. 

Este es el lujoso hotel donde se hospedaba la familia del niño

Este es el lujoso hotel donde se hospedaba la familia del niño

Disneyworld.disney.go.com

Foto:

La confesión la realizó el padre del menor a través de correos electrónicos, que fueron obtenidos por el periódico local "The Orlando Sentinel". En los correos electrónicos también se especifica que el Capitán Tom Wellons, del Departamento de Bomberos de Reddy Creek, insistió en pedirles a los padres que abandonaran el lugar, algo que ellos se rehusaron a hacer, a pesar de las heridas que presentaba Matt Graves. 

"La única forma de convencerlos fue decirles que podrían regresar, después de que el señor Graves tuviera tratamiento médico", explicó el capitán Wellons y añadió: "La increíble pareja insistía en mostrarnos fotografías de su 'niño feliz', de hecho, la madre nunca le llamó de otra manera". 

Está en las inmediaciones de Disney World, en Florida

Está en las inmediaciones de Disney World, en Florida

Disneyworld.disney.go.com

Foto:

Disney sabía de los cocodrilos 

El pasado martes 14 de junio, alrededor de las 9:20 de la noche, el pequeño Lane Graves paseaba con sus padres cerca de la orilla del lago artificial "Seven Seas Lagoon", del complejo de Walt Disney World Resort en Bay Lake, Florida., cuando un caimán lo arrastró hacia el lago artificial. 

La búsqueda duró cerca de 16 horas

La búsqueda duró cerca de 16 horas

AP

Foto:

16 horas después, y tras sacrificar a cinco caimanes en su búsqueda, su cuerpo sin vida fue encontrado "intacto".

Sin embargo, un artículo de la revista "The Wrap", asegura que, 14 meses atrás, Disney ya había recibido quejas sobre la presencia de largartos en otros complejo. Incluso existen videos de cómo los turistas alimentan a estos animales para atraerlos y tomar fotos de ellos. 

"Disney sabia que estos lagartos ya no le temían a los humanos, ya que habían comenzando a asociar a los huéspedes con comida, la empresa no actuó de forma proactiva", indicó un informante a dicho medio.

En las orillas de la playa había letreros que prohibían nadar, pero nunca alertaban sobre caimanes. Los nuevos letreros fueron colocados tras la muerte del menor.