El drama humano en Nepal no cesa. El número de víctimas del terremoto que asoló ayer al país asiático  asciende a más de 2300, según el Ministerio de Asuntos Internos . Los heridos ya suman más de cinco mil. Los heridos se apiñan afuera de los hospitales y los rescatistas corren contra el tiempo para sacar gente de los escombros.

Por supuesto, todo es dantesco. Pero a veces resurgen imágenes que devuelven, aunque sea un poco, la esperanza. Esto pasó con un hombre al que rescataron en Swyambhu. Su amigo murió abrazado a él, pero este sobrevivió. En la conmovedora imagen, se le puede ver llorando de alivio mientras es extraído por los equipos de rescate.

La foto ha dado la vuelta al mundo en medio de la apocalíptica situación de Katmandú.

En la capital, los cadáveres son cubiertos por sábanas blancas en la calle. Estos serán quemados en piras funerarias improvisadas en la ciudad. Los heridos esperan afuera de los hospitales. Cientos siguen desaparecidos. Un comunicado de la Cruz Roja Australiana señaló que los deslizamientos de tierra han impedido que la ayuda llegue a muchos pueblos.

Los hospitales han sido evacuados, reportó Eleanor Trinchera de la organización Caritas Australia, citada por el periódico británico Daily Mail.

La gente sigue asustada por las interminables réplicas del terremoto. Muchos temenv volver a sus casas. Esta mañana hubo otro temblor de 6.8 grados en la escala de Richter.