La estatua dorada del arcángel San Miguel, que corona la abadía del Monte Saint-Michel, en Francia, fue retirada de su cima este martes y trasladada en helicóptero para ser restaurada.

"Estoy contento, la obra acaba de llegar en buenas condiciones", dijo a la AFP Xavier Bailly, administrador de la abadía. La imagen arribó hoy mismo a la costa, desde donde será trasladada en camión hasta el taller del suroeste de Francia.

Levantado por un helicóptero, el arcángel emprendió vuelo después de una tentativa infructuosa.

Se trata de "una operación sumamente delicada, a raíz del valor de la obra, del carácter marino y ventoso del Monte y de su notoriedad mundial", explicó Bailly.

La operación debió ser aplazada varias veces debido a las condiciones meteorológicas. La estatua, de 4,5 metros de alto y 520 kilogramos de peso, culmina a 156 metros sobre el nivel del mar, en lo alto de la abadía, situada en un peñón de la costa de Normandía.