Anoche Baltimore superó su primera noche bajo toque de queda, decretado por la alcaldesa Stephanie Rawlings-Blake.

Dicho toque de queda comenzó a las diez de la noche y terminó a las cinco de la mañana hora local.

A pesar de que decenas de personas ignoraron el toque de queda y permanecieron en la calle en diferentes puntos de la ciudad, el choque entre manifestantes y agentes fue de una menor intensidad con respecto a la primera noche.

A escasos minutos de la medianoche, el comisionado de policía Anthony Batts, declaró “está funcionando”. “Los ciudadanos están seguros y la ciudad estable, esperamos que se mantenga así”, agregó.

Por la mañana del miércoles, cierta normalidad regresó en Baltimore, reforzada por la reapertura de escuelas y comercios que habían permanecido cerrados.

La tensión era claramente menor que la vivida en las mismas calles 24 horas atrás y que dejaron escaparates destrozados y ennegrecidos por el fuego que siguió a los saqueos.

Por el momento autoridades aseguraron que el toque de queda se extenderá hasta el 4 de mayo, se aplicará para todos los ciudadanos, excepto servicios de emergencia, según datos del periódico español El País.