Un hombre británico sufría muchos dolores de cabeza, pérdida de la memoria y tenía convulsiones. Duró así por años, hasta que en una biopsia se reveló que tenía un gusano que había vivido en su cerebro por cuatro años. Y eso no era lo peor: el parásito tenía un centímetro de largo y se trasladó más de cinco centímetros al lado izquierdo de su cerebro.

Por supuesto, el gusano tuvo que ser extraído con cirugía y el paciente se encuentra en perfecto estado. Por otro lado, los investigadores del Instituto Sanger de Cambridge identificaron al gusano, cuya especie es Spirometra erinaceieuropaei. La información sobre este animal podría ayudar a tratar afecciones similares, informó la revista "Muy Interesante".

Este parásito vive en Asia y en el agua. Puede entrar al cuerpo humano a través del consumo de mariscos o carne cruda de anfibios y reptiles. El gusano se alimenta de grasa y en el caso del cerebro, este está repleto de ellas. Todo fue publicado en la revista Genome Biology.

En la galería: Insectos que viven dentro del cuerpo humano. Para leer la información, hagan click en "ampliar galería" y luego en "mostrar texto".