Este martes, los habitantes del estado de Nueva York, EE. UU., empezaron a vivir un invierno que se pronostica tardío, pero no menos duro.

Según los servicios meteorológicos del país norteamericano, para este fin de semaan se espera la primera gran tormenta de nieve, mientra otras áreas experimentarán lluvia congelante, tornados y heladas.