Para el imaginario popular de la cultura occidental, los niños representan la inocencia, la esperanza y el futuro. Sobre todo, cuando ya se les reconoce como personas dentro de una sociedad y hay leyes para protegerlos de abusos y explotaciones.

Claro, esto es totalmente utópico. Hay niños que son la excepción a la regla. Niños que destrozaron este mito, de una manera sangrienta y cruel, y que pasaron a la historia por sus comportamientos psicópatas, que destruyeron familias y llevaron a preguntarse a la sociedad en su momento ¿Qué estamos haciendo mal?

Aquí les dejamos un listado que los hará pensar sobre la tan proclamada inocencia de la infancia y que esta también tiene un lado oscuro.

1. Natsumi Tsuji: En 2004 fue sentenciada, con solo 11 años, a pasar nueve años de prisión por degollar a su compañera Satomi Mitarai con una navaja en un salón de clases, todo luego de vendarle los ojos. Era fanática de la subcultura gore. Degolló a Satomi porque le hizo bullying y la llamó "gorda". Luego de degollar a su compañera, sus compañeros estaban a su alrededor, y la fotografiaron. Increíblemente, tiene legiones de fans. Se le llamó 'Nevada- Tan' por su suéter.

2. Robert Thompson y Jon Venables:  Para 1993, estos dos amigos tenían diez años. Secuestraron a un niño de dos años, llamado James Bulger. Le arrojaron ladrillos encima, lo golpearon con una barra de metal, le quitaron los pantalones y los pañales y lo torturaron con baterías eléctricas. Encontraron el cuerpo del bebé en una vía férrea, el cadáver había sido partido en dos por el tren. Apenas se identificó a los dos niños, fueron condenados a prisión hasta cumplir su mayoría de edad. La ira se desató en Liverpool por el asesinato y sus familias debieron huir. A los dos niños se les dio una nueva identidad, pero Venables fue recapturado por posesión de pornografía infantil en 2010. 

3. Eric Smith:  El niño de 13 años asesinó a Derrick Robie, un niño de cuatro años, en una zona boscosa. Lo estranguló, lo golpeó con la cabeza y lo sodomizó. Para 1994, este caso conmocionó a Estados Unidos por las edades de la víctima y del victimario. Tuvo nueve años de detención. Sigue en prisión.

4. Craig Price: A finales de los años ochenta, Jon Heaton apareció apuñalado al lado de sus dos hijas. Después de una ardua investigación se descubrió que Craig Price, de 15 años, lo había hecho. Este confesó el homicidio y otro que cometió dos años antes.

5. Joshua Phillips: Tenía 14 años cuando mató a golpes a su vecina de ocho años. Estaban jugando, cuando le dio un pelotazo, y ella se puso a llorar a los gritos. Desesperado, fueron a su habitación y la golpeó. Luego la apuñaló repetidas veces. Escondió su cadáver bajo su cama, y al su madre descubrirlo (por el fétido olor), esta salió corriendo y llamó a la policía. Fue arrestado en su escuela.

6. George Jr. Stinney: Fue la persona más joven en ser ejecutada en Carolina del Sur, supuestamente por haber matado a dos niñas blancas. Un activista y revisionista histórico, George Frierson, afirma que Stinney es inocente y que su confesión fue forzada. Eso era muestra de la injusticia que sufrían los afroamericanos en el Sur de Estados Unidos en las primeras décadas del siglo XX.

7. Jordan Brown: En 1997, cuando Jordan tenía once años, tomó la escopeta que le regaló su padre y le dio un tiro en la cabeza a su madrastra, que estaba embarazada de ocho meses. El niño, como si nada, salió de su casa y se subió al autobus para ir a la escuela. Fue condenado a cadena perpetua.

8. Cayetano Santos Godino: Hijo de inmigrantes argentinos,  a su corta edad trató de matar a dos niños, incluida una bebé. Luego de eso, comete tres asesinatos (quemó los párpados de un bebé a los 11 años): Su propio padre lo denunció, pero por su edad lo dejaron en libertad.  Luego de pasar por el reformatorio se volvió pirómano y asesino serial de niños. Lo torturaron y asesinaron en prisión.

9. Mary Bell: Asesinó por estrangulamiento a dos niños de tres y cuatro años en compañía de una amiga, cuando solo tenía 11 años. A uno le marcó las iniciales en el vientre con un puñal. Mary fue condenada a prisión indefinida. En los años 80 tuvo una hija y cambió de identidad. Luego la prensa indagó, y se supo todo. Ya va a ser abuela.

10. Jesse Pomeroy: Lo aprehendieron en 1854. Fue un asesino en serie que obtenía placer en matar a niños y niñas de corta edad.  Comenzó a torturarlos y matarlos a los 12 años. Fue condenado a cadena perpetua, y no mostró nunca arrepentimiento.